¡Camine!

1399018_10202407057964437_1088869077_o
Se trata de mucho más que el movimiento cíclico y repetido de los pies, se precisa de corazón. Se camina con la imaginación y con el estómago, con la convicción de devorarse la ruta; de disfrutar el camino y de olvidarse de ese fanatismo loco por conocer el lugar de destino, por los itinerarios y los paquetes vacacionales.

Hay que trascender a una mera función de desplazamiento y empezar a ver cada paso como la más bella metáfora de la vida. No es necesario tener certeza de la ruta, el camino poco a poco se va mostrando y el corazón se encarga de confirmar que uno va llegando… no por el camino más rápido o corto, sino por el necesario.

Se nos olvidó caminar a todos, se nos olvidó si quiera ubicarnos más allá de los mapas, las calles, los nombres. Perdimos contacto con ese ancestral saber que le permitía a uno adentrarse en el páramo, el espeso bosque y la montaña.

Hágale, salga ahora mismo y camine… y no se le olvide dejar el mapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>