¡Camine!

Se trata de mucho más que el movimiento cíclico y repetido de los pies, se precisa de corazón. Se camina con la imaginación y con el estómago, con la convicción de devorarse la ruta; de disfrutar el camino y de olvidarse de ese fanatismo loco por conocer el lugar de destino, por los itinerarios y […]

La ternura de Guayasamín

Frente a ella lo único que queda es callar, estremecerse, llorar de alegría. La Ternura, fielmente retratada por una persona que tuvo la sensibilidad y el valor para ver al interior de nosotros mismos. Creo que no podré llevarme una mayor enseñanza de Quito que la del maestro Guayasamín. Caminar por su casa y participar […]